“La Mosca Blanca” no es un superhéroe, es otro puto bicho que ataca el cannabis.

La mosca blanca es una de las plagas más comunes en los cultivos de exterior.

Aunque la mosca blanca no sea de las más letales que hay, estos pequeños insectos voladores se alimentan de la savia de nuestras plantas de marihuana, lo que acaba debilitando bastante la producción y perjudicando la cosecha final. Por ello es bueno saber detectarlos antes de que se hayan extendido por todo tu cultivo de cannabis, hay que actuar rápido para erradicarlos o tu autocultivo perecerá y te vas a fumar el pijo.

 

Resultado de imagen de bichos mosca blancaSu nombre ya nos dice bastante de su aspecto. Efectivamente se trata de un insecto volador de color blanco (aunque, a veces, varía a un blanco amarillento). Pero no esperes encontrarte un bicho del tamaño de una mosca común, sino un pequeño insecto que puede alcanzar un tamaño entre 1 y 1,5 mm en las hembras y todavía más pequeño en los machos y con tres pares de patas. Además verás que poseen dos o cuatro alas, dependiendo de la especie.

 

Son como un F-18 de las Fuerzas Aéreas, así que deseamos que no sean tus plantas de marihuana su objetivo en tu próxima cosecha. Activar contramedidas.

La mosca blancaAhora bien, si, en ocasiones, la mosca blanca es difícil de avistar, sus huevos son del todo imperceptibles para el ojo humano. La hembra pone los huevos en el envés de la hoja de la planta de marihuana, es decir, en la parte de la hoja que está mirando al suelo y que no está a la vista. En un ciclo vital las hembras pueden llegar a insertar y fijar en las hojas unos 500 huevos, lo que nos da una idea de cómo de rápido puede extenderse esta plaga. Las hembras suelen vivir de 15 a 55 días, mientras que los machos de 6 a 34 días. Además es común localizar siempre una mayoría de hembras. Además les encantan las temperaturas que oscilan entre 13 °C a 27 °C, las cuales son las más óptimas para su modo de vida y las que más facilidades dan a la reproducción.

Daños directos e indirectos.
  • Daños directos: Producidos por la succión de savia. Se inyectan toxinas a través de la saliva lo que ocasiona el debilitamiento de la planta y a veces manchas cloróticas (de color amarillento). Estos daños causan deshidratación, disminución del crecimiento y de la floración.
  • Daños indirectos. Se producen por la secreción de melaza (excrementos de la mosca) y posterior asentamiento del hongo negrilla (Cladosporium sp.) en hojas y flores; lo que provoca disminución de la fotosíntesis y en la calidad de la cosecha.
  • Transmisión de virus. La especie de mosca blanca Bemisia tabaci es capaz de transmitir gran cantidad de virosis, aunque no todas afectan al cannabis. Existe numerosa bibliografía respecto a los virus que afectan a plantas hortícolas, por desgracia en el caso de la marihuana es mucho más limitada.

Prevención

Para prevenir podemos fumigar nuestras plantas con una solución a base de caballo. Además se recomienda usar insecticidas biológicos, como el aceite de neem o el jabón potásico, una o dos veces al mes. Esto puede que no evite ningún ataque eventual de mosca blanca adulta, pero si frenará a la plaga puesto que impedirá que sus huevos y ninfas puedan salir adelante.

Tratamiento

Si ya estás infectado con mosca blanca debes actuar rápidamente para evitar que la cosa vaya más. Se trata de una plaga que escapa rápidamente volando y que pone muchos huevos en poco tiempo, por lo que es fácil que su control se nos vaya de las manos. No obstante, existen diferentes métodos para combatir al insecto. A parte de los insecticidas biológicos que hemos señalado antes, podemos aplicar infusiones de ajenjo o tanaceto, bastante efectivas si se aplican cada 5 días hasta que la plaga desaparezca.

También podemos introducir otros insectos depredadores que acaben con la mosca blanca.

La avispa Encarsia Formosa, que es inofensiva para el ser humano, puede mantener la plaga a raya si introducimos dos o más individuos cada dos semResultado de imagen de Encarsia Formosaanas en el cultivo.

 

 

 

 

 

 

Resultado de imagen de Macrolophus Caliginosus

 

 

El Macrolophus Caliginosus es otro bicho depredador voraz de esta especie y la araña roja ataca a la mosca blanca en todos sus estadios, desde larvas a adultos.

 

 

Con un poco de atención y cuatro medidas preventivas, la mosca blanca no debería darnos demasiados dolores de cabeza.

Tienes toda esta info ampiada en la App CMSWED que te puedes descargar gratis para android.

 

CatalanEnglishSpanish
A %d blogueros les gusta esto: